DE MI VIDA MILITAR,,,. DIOS, PATRIA, FAMILIA

lunes, 20 de diciembre de 2010

EL TRABAJO

El trabajo diario debe de ser la sonrisa diaria,no,la maldición diaria. La posibilidad de trabajar es uno de los grandes bienes recibidos de Dios. Esta obligación no es una secuela del pecado original ; la secuela es el cansancio y el sudor que nos causa.

En el patio de Aulas de la Escuela Naval Militar, y en frente de la estatua de D.Alvaro de Bazán,marqués de Santa Cruz, hay una lápida que dice. " Estudiar es ya servir a España." Cuando un alumno se retrasa al ir a clase ,siempre hay un compañero que le estimula " Amigo,vamos a servir a la Patria."

El trabajo es un medio necesario,una estupenda realidad que Dios nos confía aquí en la tierra haciéndonos partícipes de su poder creador para que desarrollemos nuestro ideal y nos ganemos el sustento diario;es vínculo de unión con los demás, medio de contribuir a la mejora de la Sociedad y de fomentar el progreso de la humanidad entera.
El Señor,durante sus 30 años de vida oculta, conoció el cansancio y la fatiga de la faena diaria y experimentó la monotonía de los días corrientes; su labor diaria como carpintero,estaba redimiendo al mundo,monstrándonos el modelo de trabajo que debemos imitar en nuestra vida.
Por eso para un cristiano el trabajo se convierte en medio para colaborar con el Hijo de Dios, en la redención de la Humanidad y en camino de santidad.
Santificaremos por tanto el trabajo, realizándolo con rectitud de intención y perfección humana,
nos santificaremos en el trabajo dándole un sentido sobrenatural e intentaremos santificar a los demás por el trabajo. ( San Josemaría Escrivá)
Antonio Bienvenida, torero donde os haya,aunque un poco precavido a la hora de acercarse al bicho, profúndamente humano y religioso,en cierta oportunidad escuchó una voz en un tendido de la Maestranza de Sevilla. " Antonio, menos comulgar y más arrimarte". Como triunfara apoteósicamente aquella tarde,exclamaba para su interior: " La verguenza para mí; la gloria para Tí, Dios mío".
Perezoso no es sólo el que deja pasar el tiempo sin hacer nada, sino tambien el que realiza muchas cosas, pero no lleva a cabo su operación concreta; escoge las obligaciones según el capricho del momento; las realiza sin energías y la mínima dificultad es suficiente para hacerle cambiar de trabajo.
Aprovechar eltiempo significa vivir con plenitud el momento presente como si no hubiera más oportunidades y hacer en cada momento lo que Dios quiere que haga. Una hora de trabajo o de estudio es una hora de oración.
A lo largo del día, Jesús pasa muchas veces a tu lado.Así, encontró en su trabajo y se llevó a Juan y a Andrés,y posteriormente a Mateo que abandonaron todo por seguirle. ¡ Qué pena si nuestra apatía y tibieza nos impidieran verlo. Sería un rosario de oportunidades perdidas!.
Amigo, Jesús te invita a vivir con serenidad e intensidad el trabajo y estudio de cada jornada, sin acordarte del ayer que ya pasó y sin preocuparte del mañana que no sabes si llegará para tí

1 comentario:

Terly dijo...

Por eso, querido Julio, por todo lo que dices sobre el trabajo es por lo que más duele cuando miras nuestro entorno y ves a casi cinco millones de españoles que han sido condenados a carecer de él.
Que este año nuevo en el que acabamos de entrar, done trabajo a quien lo quiere y lo necesita y a ti y toda tu familia, a la que sabes aprecio muy de veras, os colme de amor, salud y felicidad.
Un fuerte abrazo y siempre a tus ordenes.